Medicina

Los factores desencadenantes de los hemorroides

Todo lo que usted debe saber sobre hemorroides

¿Qué son las hemorroides?
Las hemorroides (en algunos países conocidas popularmente como halmorranas) son venas que están en el ano y regiones circunvecinas que cuando se dilatan se convierten en varicosidades (similares a las várices en las piernas).  Estas dependiendo del curso o evolución pueden ocasionar molestias en la mayoría de las personas
¿Cómo se originan o que causan las hemorroides?

  • Hay que dejar en claro preliminarmente, que la mayor parte de la población  va a tener en algún momento de su vida síntomas derivados de las hemorroides.
  • Las causas más importantes en la aparición de hemorroides suelen ser el estreñimiento y los malos hábitos a la hora de defecar (permanecer sentado mucho tiempo en el inodoro o hacer mucha presión a la hora de evacuar).
  • La herencia también juega un papel fundamental. Si sus padres o abuelos padecieron de hemorroides, puede que usted tenga también mayor riesgo de presentar este problema.
  • En el período del embarazo.  Generalmente se debe al esfuerzo para dar a luz; y normalmente desaparecen tras el parto.
  • Algunos hábitos alimenticios, tales como exceso de picantes (chile) y/o comidas muy condimentadas también están descritas.
  • El estar mucho tiempo de pie, también mucho tiempo sentado; o cargar mucho peso también están descritos como favorecedores de la aparición de hemorroides o de empeorarlos.

¿Cuáles son los síntomas?

  • Lo más común es emitir sangre roja (rutilante) por el ano, ya sea en forma de gotas en la taza o en el papel higiénico.  Normalmente el sangrado es escaso.
  • Los hemorroides internos (los más frecuentes) se manifiestan porqué el sangrado no se acompaña de dolor.  Las hemorroides externas sí pueden doler.
  • En ocasiones las hemorroides pueden descender desde el interior del ano, salir y tener dificultad para volver a su posición original.  Es lo que se llama prolapso.  Aparece un bulto en el ano, que se acompaña de intenso malestar y dolor.
  • Cuando se restablece la posición normal, pueden producir prurito (picazón) y sensación de quemazón a nivel anal, sobre todo a la hora de defecar o limpiarse al ano.

¿Cómo se tratan?
En principio hay que tratarlas médicamente y muchas veces eso es  suficiente para controlarlos.

  • Durante las crisis:
    1. Baños de agua tibia-fresca (3-4 al día), durante 10-15 minutos.
    2. Bolsas con hielo
    3. Cremas y/o supositorios antihemorroidales, durante un tiempo limitado (será el médico el que lo determine; ya que si se excede en el período de medicación puede provocar más sangrado)
  • En la defecación:
    1. Evite reprimir el deseo de ir al baño.
    2. Procure realizar una evacuación al día, evitando las diarreas.
    3. Evite estar demasiado tiempo sentado(a) en el baño (evite los esfuerzos).
    4. Si las hemorroides se prolapsan (se salen del ano), lo mejor es intentar devolverlas a su posición habitual haciendo una leve presión con el dedo.
    5. Para la limpieza es mejor toallitas húmedas o hacer baños de agua tibia tras la deposición.
  • Para prevenir que vuelvan a molestar, es necesario un cambio en los hábitos de alimentación.  Es fundamental evitar el estreñimiento; ¿Cómo lograrlo?
    1. Aumentar la cantidad de fibra en las comidas (frutas frescas, verduras, pan, cereales…).
    2. Beber líquidos: de 2 a 3 litros al día (zumos, sopas, evitar alcohol).
    3. Realizar ejercicio diariamente en forma moderada.
  • En ocasiones es necesario la cirugía.  Hay diferentes técnicas. (Su médico decidirá cual es la mejor opción; sin embargo se recalca que la mayoría de las veces con tratamiento médico pueden controlarse). 
    1. La ligadura en banda consiste en poner un anillo de goma alrededor de las hemorroides y éstas poco a poco van “deshaciéndose”.
    2. Puede ser necesario la hemorroidectomía, o extraer las hemorroides del ano.

También pueden ser coaguladas con láser, esclerosadas a través de inyecciones.